Paico, Epazote – Dysphania ambrosioides – Usos medicinales

PAICO / EPAZOTE – Dysphania ambrosioides

Distribución: presente en todas las provincias de Argentina. Abarcando todo el sur  y centro del continente americano hasta México.

Una hierba ampliamente utilizada en México, especialmente seca y picada a modo de condimento. Te aseguro que la primera vez que huelas Paico recordarás el aroma para toda tu vida, siendo éste una de las características más sencillas para reconocerlo. Al encontrar una plantita solo tenés que frotar las hojas con tus dedos y acercarlos a la nariz, ¡inconfundible! Se emplean las hojas, tallos y frutos. Es una planta con mucha potencia, debemos usarla con prudencia.

USOS MEDICINALES: Clásico antiparasitario. También es útil contra los dolores fuertes de estómago y cólicos intestinales. Para eliminar parásitos esta es la dosis: durante 10 días seguidos se debe beber una taza de paico por las noches, preparándolo con 10gr de planta seca x taza de agua caliente. Quedan exceptuados de este tratamiento niños y embarazadas. No se debe exceder más allá de 10 días. Si se bebe para empachos o dolor intestinal, bastará con una taza de infusión hecha con 5gr de planta seca, una única taza ya basta.

REPRODUCCIÓN Y CUIDADOS: podés encontrar Paico creciendo en la vereda, en el medio de la ciudad, sólo tenes que buscarlo. Se reproduce fácil si podemos recolectar sus semillas (cuando vemos una planta con muchas “pelotitas” que ya están marrones), esparciéndolas sobre la tierra, al despuntar los meses cálidos las veremos brotar.

Paico florecido. Observa cómo se afinan sus hojas.

LA PLANTA SECA

El Paico tiene unos cuántos usos tradicionales, entre ellos nombraré dos muy sencillos de poner en práctica:

  • Cortar unas ramas frescas y dejarlas secar por mucho tiempo colgando de las ventanas o de las puertas. El fuertísimo aroma que desprende ayuda a espantar las moscas.
  • Esas mismas ramas, cuando están totalmente secas, se atan entre sí formando un paquetito alargado y apretado, dándoles muchas vueltas envolviéndolas con hilo de algodón. Este atado de sahúmo se prende fuego en una punta, pronto el fuego cesará y dará paso a un humo lento y espeso, que actuará como limpiador profundo de las energías de la casa.

Extraído del N°4 de la revista de Camino Libre, leela y descargala en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *